Páginas

Matojo

En 1961 con la aparición de Pionero surgen personajes como Matojo de Manuel Lamar Cuervo. Este singular niño cubano hace reflexionar sobre la importancia del papel de los padres en la formación de las nuevas generaciones, la puntualidad y asistencia a clases, el cuidado de la propiedad social, el respeto a las leyes del tránsito.
Las historias son sencillas, sin complicados fondos, los cuales a veces no existen. En ocasiones la imaginaria cámara colocada en el lápiz del creador no cambia de ángulo solo se acerca o se aleja variando los planos; los personajes son los máximos protagonistas.


Matojo incursionó en los dibujos animados (Buenos Días Matojo, Matojo no nada, nada, Matojo va a la Playa, Matojo va a la Escuela) y en una producción de títeres con sus personajes secundarios, una verdadera rareza en el mundo de la historieta cubana poco acostumbrada a la producción de artículos de "merchadising" relacionados con el género.
El arte de una manera más o menos directa refleja la sociedad donde es creada. «No existe el arte inocente», expresó el destacado dibujante español Floreció Clavé. De esta forma los niños de la etapa posterior a la revolución no venden periódicos, ni limpian zapatos, ni vagabundean por las calles.
Lillo, como firmaba el autor, era orientado por la Unión de Pioneros de Cuba y el Ministerio de Educación. Así Matojo se convertiría en un símbolo para los niños cubanos, en un patrón a seguir. A los personajes de esta tira, que bien pudiera ser clasificada como una kids strip o tira protagonizada por niños, les estarán vedadas acciones comunes a otros coetáneos suyos en otras latitudes como «Zipe y Zape», del español José Escobar o «Menino Malunquinho» de Ziraldo Alves Pinto en Brasil.

Manuel Lamar Cuervo"Lillo",Colombiano de nacimiento, desarrolló la mayor parte de su vida artística en Cuba, donde forjó una familia y dejó una amplia obra creadora dentro de la historieta humorística e infantil, y en el cine de animación. Sus personajes más conocidos son Matojo y Chicho Durañón (Un personaje que también tubo muchisima aseptacion), con los cuales publicó alrededor de una veintena de libros e hizo varios cortos de animación. Sus trabajos son el reflejo de una aguda observación de la vida familiar y escolar cotidianas, dentro de la sociedad cubana contemporánea. En ellos logró reflejar esa gracia natural y fresca de los niños. Sin embargo, no era sólo el humor por el humor, procuró siempre dejar en cada relato algún sedimento de enseñanza. Los personajes de sus historietas infantiles de humor llevan en su mayoría los nombres de sus propios hijos y seres queridos. Con sus obras ganó diversos premios en certámenes dentro y fuera de Cuba. Actualmente reside en Estados Unidos.


Desgraciadamente tengo que agregar que no existe mucho por no decir casi nada de material gráfico del excelente personaje de Matojo y su creador, sinceramente como a muchos me da sierta tristeza, que nuestras obras se desbanescan, aunque se que muchos la recuerdan porque forma parte de nuestra cultura y nuestra vida mas allá de las ideologías.Por fortuna gracias a Youtube se pueden encontrar ya varios vídeos de Matojo y sus amigos Patricia, Ivan, Igor y como no Lucas su fiel compañero.

Gracias a Roberto Hernández. Coleccionista e investigador, Holguín, Cuba.

video
"Matojo va a la escuela" 1985, 6 Min
Argumento, Guión y Dirección: Manuel Lamar Cuervo (Lillo)
Banda Sonora: Daniel Longres
Sinopsis:
A través de cinco cuentos, este animado muestra algunas relaciones entre los adultos y los niños escolares, para hacernos reflexionar sobre nuestras responsabilidades.


0 comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More

 
Powered by Blogger